Trata Sexual

La trata con fines de explotación sexual es una forma de esclavitud moderna que existe en los Estados Unidos y en todo el mundo.

Los operadores de la trata sexual utilizan violencia, amenazas, mentiras, cautiverio por deudas y otras formas de coacción para obligar a adultos y niños a participar en actos sexuales comerciales contra su voluntad. Conforme a las leyes federales de los Estados Unidos, cualquier menor de edad de menos de 18 años inducido a participar en relaciones sexuales comerciales es víctima de la trata sexual, independientemente de si el tratante usó fuerza, fraude o coerción.

Las situaciones que enfrentan las víctimas de la trata sexual varían drásticamente. Muchas víctimas se involucran románticamente con alguien que luego usa fuerza o manipulación para prostituirlas. Otras víctimas son atraídas mediante falsas promesas de trabajo, como modelar o bailar. Algunas son obligadas a vender sexo por sus padres u otros miembros de la familia. Pueden encontrarse en una situación de trata durante algunos días o semanas, o pueden permanecer en la misma situación de trata durante años.

Las víctimas de la trata sexual pueden ser ciudadanos estadounidenses, extranjeros, mujeres, hombres, niños y personas LGBTQ. Los tratantes con frecuencia acechan a las poblaciones vulnerables, incluyendo a los jóvenes fugitivos y sin hogar, así como también las víctimas de violencia doméstica, agresión sexual, guerra o discriminación social.

La trata sexual ocurre en una variedad de lugares incluyendo negocios ilícitos de masajes, mediante anuncios por internet o servicios de acompañantes, en burdeles residenciales, en la calle o en las paradas de camiones, o en los hoteles y moteles.

Estadísticas clave

Join the Fight

Get action alerts and updates on human trafficking.

Take Action

You can make Freedom Happen Now

Learn More