Blog
« Back to Blog

Colaboración con los Consulados en la Lucha Contra la Trata Sexual de México

Read this blog in English.

Es posible que usted haya escuchado la noticia sobre la asafata de vuelos de Alaska Airlines que ayudó a una adolescente a abandonar una situación de trata de personas.

Al notar que la niña se veía “desgreñada e incómoda”, y que estaba sentada al lado de un hombre mayor bien vestido y con semblante controlador, Shelia Frederick reconoció las señales de la trata de personas.

Su acción ilustra una de las lecciones más importantes de recibir capacitación sobre cómo reconocer y responder ante este delito: “Si ve algo, diga algo”. Desde el año 2009, dichas capacitaciones se han estado ofreciendo con cada vez más frecuencia al personal de las líneas aéreas estadounidenses como Shelia.

Todos tienen un papel que desempeñar en la lucha contra la trata de personas. Cuanto más capacitadas estén las personas y las organizaciones para detectar señales de alerta y para responder eficazmente, mejores serán las probabilidades de identificar a las víctimas y ayudarles a recuperar su libertad.

En nuestro artículo de febrero escribimos sobre una colaboración en curso entre el equipo de la iniciativa estratégica de Polaris enfocada en la trata sexual de mujeres jóvenes y niñas provenientes de México y la Línea Nacional Contra la Trata de Personas operada por Polaris. El objetivo es identificar los retos más comunes a los que se enfrentan estas víctimas. Como resultado, los Asesores de la Línea Nacional hoy día están más preparados para precisar las necesidades singulares de las víctimas, identificar brechas en los servicios que se les ofrecen y ofrecer soluciones a la medida a las personas que llaman.

Además, Polaris recientemente comenzó a colaborar con la red consular mexicana (la cual brinda servicios tanto a los ciudadanos mexicanos como a la comunidad latinoamericana en general en los Estados Unidos) para intercambiar información y conocimientos. Dicha colaboración brindará más ímpetu a nuestras respectivas incidencias para apoyar a esta población.

Un socio idóneo

Como se aprecia en la historia de Shelia, los parientes, las amistades y los miembros de la comunidad pueden desempeñar, y de hecho cumplen un papel importante en identificar a las víctimas de la trata de personas y ofrecerles apoyo. Sin embargo, también es crítico que el ámbito anti trata establezca vínculos con los diferentes tipos de proveedores de servicios que trabajan con grupos vulnerables y suelen tener contacto con las víctimas de la trata.

Los datos de la Línea Nacional indican que muchas de las víctimas tienen contacto con los proveedores de servicios de salud, las autoridades policiales y otros puntos posibles de asistencia mientras se encuentran en una situación de trata. Sabemos que alrededor del 30 por ciento de las víctimas de la trata sexual que provienen de México tiene acceso a amistades o a parientes o a las autoridades policiales, y cerca del 15 por ciento obtuvo acceso a servicios sociales o de salud. Sin embargo, con mucha frecuencia estas interacciones se convierten en oportunidades desperdiciadas en que se hubiera podido identificar y ayudar a las víctimas.

La red consular mexicana figura entre los más prominentes de esos posibles puntos de asistencia a los que hacemos referencia. En las ciudades principales de todo los EE. UU., estos consulados ayudan a los inmigrantes con diversas problemáticas que pueden surgir, tales como el reemplazo de documentos de identificación robados o perdidos. Los inmigrantes recién llegados se encuentran entre los más vulnerables a convertirse en víctimas de la trata de personas, pero también es probable que acudan a un consulado para obtener asistencia con muchas clases de servicios diferentes que necesitan durante su estadía en los EE. UU. Por eso, la red consular mexicana es un socio idóneo para participar en nuestras labores.

Imagínense lo siguiente: Una mujer acude a un empleado consular y le cuenta que se le extravió su pasaporte y otros documentos personales. Si el empleado ha recibido capacitación sobre la trata de personas, es posible que reconozca esta situación como una posible señal de alerta. Ya que muchas entrevistas consulares se celebran en privado, plantear las preguntas indicadas puede brindarle a una posible víctima la oportunidad de expresarse acerca de su situación. Un empleado capacitado indagaría más acerca de cómo se extraviaron los documentos de la mujer y le preguntaría si necesita ayuda.

Este tipo de intervención puede conectar a las víctimas o supervivientes con servicios de asistencia que no sabían que existían, o sencillamente puede darles la capacidad de tomar una decisión informada acerca de sus propios próximos pasos.

Con este objetivo en mente, Polaris y el personal de la Línea Nacional han comenzado a colaborar con la red consular para aprender acerca de los recursos y servicios que cada uno ofrece a las víctimas de la trata de personas provenientes de México y América Latina. Por ejemplo, la red compartió información sobre su programa Ventanilla de Atención Integral para la Mujer (VAIM), incluyendo una capacitación que ofrecieron a los integrantes de su personal sobre cómo uno se puede percatar de las señales de delitos contra mujeres y cómo se puede brindar asistencia a las víctimas.

Además, recientemente llevamos a cabo una capacitación por internet para los 50 consulados en su totalidad para que tengan en la mira la trata de personas mientras realizan sus labores cotidianas de brindar servicios a las comunidades. Nuestra esperanza es que los integrantes del personal consular no solamente reconozcan este delito cuando se les presente, sino que además sepan conectar a las víctimas con los recursos más apropiados, incluida la Línea Nacional.

Al mismo tiempo que continuamos procurando que los consulados participen en la lucha contra la trata sexual de mujeres y niñas provenientes de México, nuestro plan es expandir el alcance de estos primeros pasos para asegurarnos de que las víctimas y los supervivientes tengan acceso a protecciones y servicios más abarcadores por todo el país. Estos esfuerzos van a incluir informar a los consulados sobre las tendencias de la trata de personas en diferentes regiones, brindar a la Línea Nacional los medios para conectar a los que llaman con los recursos consulares relevantes y apoyar a los consulados para que sean aliados claves de los equipos de trabajo estatales que abordan la problemática a nivel local.

Si necesita ayuda o si sospecha de un caso de trata de personas en los EE. UU., llame a la Línea Nacional Contra la Trata de Personas (1-888-373-7888), la cual es confidencial, o envíe un texto a BeFree (233733). Si llama desde México, póngase en contacto con la Línea Nacional Contra la Trata de Personas (01-800-5533-000), la cual está operada por el socio comunitario de Polaris en México, Consejo Ciudadano.

More Blog Posts

Need help? Polaris operates the U.S. National Human Trafficking Hotline.

Message and data rates may apply.