Trata Sexual desde América Latina

Share 

About

The Problem

Todos los días en América Latina y en las comunidades Latinoamericanas en Estados Unidos, jóvenes y niñas son abusadas y reclutadas por redes de trata de personas que venden sexo en burdeles residenciales, en bares o cantinas, a través de servicios de acompañamiento, y en otros sitios en todo Estados Unidos.

Las redes criminales y los tratantes individuales se enfocan en jóvenes y niñas vulnerables que frecuentemente están lidiando con pobreza, una historia de abuso sexual o físico, o falta de oportunidades, y las explotan para sacar dinero. Estas víctimas son engañadas y persuadidas con falsas promesas de relaciones románticas, buenos trabajos, o un pasaje seguro a Estados Unidos, y luego las fuerzan a participar en sexo comercial.

Muchas veces estas mujeres no cuentan con un buen estado migratorio, dinero, ni la habilidad de hablar Inglés, y además reciben amenazas de violencia en contra de ellas o de sus familiares en su país de origen, lo que las mantiene atrapadas en una forma moderna de esclavitud.

El trabajo de Polaris para combatir la trata con fines de explotación sexual de mujeres y niñas de Latinoamérica se enfoca en entender y obstruir a estas redes criminales, y al mismo tiempo fortalecer las redes de apoyo para sobrevivientes en toda región.

The Solution

Desafortunadamente, la trata sexual sigue siendo un negocio excepcionalmente lucrativo y bajo en riesgo. Para erradicar estas redes y evitar que vuelvan a surgir, es necesario que les volteemos esta ecuación al revés a los tratantes al interrumpir su modelo comercial y a la vez asegurar que exista una fuerte red de apoyo para los sobrevivientes.

Sin embargo, una respuesta realmente completa a este tipo de trata de personas también debe integrar un conocimiento extensivo sobre migración, normas de género, y el contexto cultural. Debemos responder a las víctimas efectivamente e inmediatamente con un enfoque en el fortalecimiento individual y la sostenibilidad económica.

Se tiene que equipar a los actores importantes y a las comunidades para que puedan reconocer la trata de personas y a la vez elevarlos para que tomen un papel central en las soluciones. Las autoridades policiales en Estados Unidos y en México tienen que fortalecer el estado de derecho y asegurarse de que los tratantes rindan cuentas.

Por último, la conversación con el público se tiene que enfocar en actividades de concientización que ayudarán a identificar a más víctimas y evitarán la revictimización.

Our Work In Action

A través del trabajo de Polaris para combatir la trata sexual de mujeres y niñas de Latinoamérica , nos enfocamos en analizar y obstruir a las redes que se aprovechan de mujeres y niñas vulnerables de la región, y a la misma vez reforzar la red de apoyo internacional.

Para lograr esto, nuestro trabajo tiene tres prioridades principales:

  1. Responder a las necesidades únicas de servicios y protección de los sobrevivientes y apoyarlos  durante el proceso de denuncia;
  2. Aumentar la concientización y los esfuerzos dirigidos por la comunidad para identificar más víctimas, prevenir el reclutamiento, y reducir la demanda; y
  3. Asegurar que las autoridades policiales en Estados Unidos y en México fortalezcan el estado de derecho y obliguen a los tratantes a hacerse responsables, y que a la vez utilicen prácticas policiales centradas en las necesidades, experiencias y trauma de las víctimas.

La colaboración estrecha entre la sociedad civil, el gobierno, y las autoridades policiales es esencial para que cualquier esfuerzo contra la trata sea exitoso, por lo cual esta forma parte central del trabajo que Polaris hace en relación a Latinoamérica.

Un ejemplo claro es la colaboración entre Polaris y la organización civil mexicana Consejo Ciudadano para apoyar la primera línea nacional contra la trata de personas en México. Por medio de la Línea Nacional contra la Trata de Personas de Consejo Ciudadano (001-800-5533-000), y la Línea Nacional operada por Polaris en Estados Unidos (National Human Trafficking Hotline, 1-888-373-7888), estamos fortaleciendo la red de apoyo regional para que las víctimas y sobrevivientes puedan buscar y recibir ayuda, sin importar su ubicación.

Juntos, Polaris y Consejo Ciudadano lograrán coordinar casos de ambos lados de la frontera, y ya han comenzado a compartir información sobre tendencias claves y conocimiento sobre la trata de personas para asegurar que la respuesta a las víctimas sea efectiva y coordinada  bilateralmente.